jueves, 16 de julio de 2009

Otra muerte "política" en Chechenia


Hace algo más de diez años, el Klemlin decidió entrar a sangre y fuego en Chechenia. Lo arrasaron todo. Finalmente, Moscú ha conseguido imponer su "orden". Como parte de ese terror, cuentan con un lugar destacado las desapariciones y muertes de periodistas que denuncian los excesos cometidos por el poder o que, en este caso, investigan posibles delitos cometidos al amparo y por orden del gobierno marioneta de Rusia en Chechenia. La joven activista Natalia Estemirova ha encontrado la muerte, mientras investigaba, a manos de unos salteadores presumiblemente enviados por encargo desde muy arriba. Un ejemplo bochornoso más del lamentable estado de degeneración al que ha llegado la Federación Rusa (si es que alguna vez estuvieron bien). Descanse en paz.