martes, 11 de enero de 2011

Alto el fuego

ETA anuncia un alto el fuego permanente, general y verificable, pero no dice ni que vaya a disolverse ni a devolver las armas ni, en definitiva, a abandonar la amenaza de la fuerza y, además, pone condiciones. Resulta siniestro oir hablar a esta gente de una "solución justa y democrática al conflicto secular vasco", pero es que esa solución tiene una agenda muy marcada según ETA que sigue siendo el "derecho a decidir del pueblo vasco", en definitiva y, como mínimo, un referéndum de autodeterminación. Ante este comunicado sólo cabe una reacción: ni ETA tiene credibilidad para emitir el comunicado que ha emitido hoy ni está en condiciones de exigir ningún "proceso democrático" y menos de solicitar el "levantamiento de las medidas represivas" por los Estados de España y Francia, y el "reconocimiento de Euskal Herria". El único camino a seguir es el de la lucha policial y judicial dentro del Estado de Derecho y me temo que, aunque suene a cliché, algunos tendrán otras tentaciones. Una vez más, ¡negociación en mi nombre, no! Por si acaso.


El País. 10 de enero 2010.