viernes, 28 de agosto de 2009

La segregación de las mujeres en los autobuses israelitas

El Mundo. 27 agosto 2009

Las mujeres, detrás
El País. 28 agosto 2009


***
“Una vez que el fanatismo ha gangrenado el cerebro, es casi incurable la enfermedad. [...] No existe otro remedio para esta enfermedad epidémica que el espíritu filosófico, que, extendido cada vez más, dulcifica, al fin, las costumbres de los hombres y previene el acceso del mal. [...] Las leyes y la religión no son suficientes para combatir la peste de las almas; la religión, lejos de ser para ello un alimento saludable, se hace venenosa en los cerebros infectados.”
François Marie Arouet (Voltaire): Diccionario Filosófico.

***
A veces cuesta creer determinadas noticias. Por ejemplo, que Israel sea un país tan atrasado en materia de no discriminación de la mujer viendo cómo están rodeados de países que consideran a la mujer poco menos que una fracción de ser humano y con los que tienen tantos problemas.

La noticia, en fin, sorprende hasta cierto punto porque, si bien Israel goza de fama de país democrático, sin duda único en Oriente Medio, y parece que se han esforzado por consolidar una democracia parlamentaria sui generis en las condiciones más adversas, la misoginia tiene una larga tradición en el monoteísmo. Si no, no hay más que recordar cómo los judíos, al igual que los cristianos y los musulmanes, consideran en su mito de la creación del ser humano (vid Génesis) cómo la mujer no es más que una especie de apéndice del varón (es lo que tiene que los autores de esos textos fueran varones en una cultura patriarcal).

En fin, la noticia tampoco tiene más comentarios. Es vergonzoso que esto suceda en un país que se dice democrático. Hay que recordar que este apelativo no se gana sine die sino día a día. El gobierno israelí debería hacer algo por evitarlo y los israelitas progresistas deberían atar cortos a esos señores de aire tan solemne y extraños sombreros y trenzas. Si deciden que no quieren compartir los asientos con mujeres, que se compren una moto o que vayan andando, ¡que es muy sano! A ver si así les da un poco el aire y se relajan.