sábado, 27 de noviembre de 2010

“El comunismo es bueno en la teoría, pero no puede aplicarse”


Uno de los lugares comunes más frecuentes en la “teoría política” popular es que el comunismo es bueno en la teoría, pero que no puede aplicarse. Así, mucha gente, dormida en la autocomplacencia, cree haber matado las utopías para siempre. Nada más lejos de la realidad, el comunismo es probablemente una de las mayores aberraciones intelectuales producidas por la especie humana. De hecho, como propuesta política, ni siquiera es original, pues, ya el sistema de gobierno platónico era esencialmente lo mismo que la propuesta marxista. Pero, ahondemos en la cuestión.

Esa proposición puede referirse a la última fase de la dialéctica marxista, a la sociedad sin clases, que es propiamente el comunismo en la teoría. Pues bien, algunos han visto aquí una bella exposición teórica imposible de realizar. Pero ¿cómo puede ser la uniforme sociedad sin clases marxista algo deseable ni siquiera utópico? Aquellos que ven belleza en la muerte de la pluralidad, en la más horripilante uniformidad, deberían revisar su concepto de belleza. La sociedad sin clases marxista es intrínsecamente una negación de lo que el ser humano es en tanto espontáneo, impredecible, emprendedor, derrochador o prudente, en tanto que desigual en definitiva. Pretender una sociedad sin clases (no olvidemos que las clases no dejan de ser una simplificación marxista muy gruesa) es pretender la muerte misma de lo humano: la conversión de éste en una suerte de máquina homogéneamente programada porque ¿cómo podemos pretender que, aún haciendo tabla rasa, no reaparezcan las diferencias económicas por los diferentes temperamentos? Eso suponiendo que en el esquema marxista de sociedad sin clases vuelva a tener alguna posibilidad la iniciativa individual y el libre asociacionismo.

Otro “pequeño” aspecto que muchos pasan por alto cuando hacen esa afirmación nada baladí que me sirve de título es la forma en que esa sociedad comunista es alcanzada. Según Karl Marx, el capitalismo ha creado unas clases sociales: la capitalista y la proletaria, junto con un sistema de explotación de una sobre otra, sistema que sólo revierte por una revolución obrera que haga que la clase explotada sea ahora la capitalista, que dejaría en teoría de existir, pasando a reintegrarse finalmente en la clase obrera porque, en la fase intermedia de la revolución, todos serán obreros del Estado socialista en lo que se conoce como dictadura del proletariado. La teoría marxista se complementa a la perfección con los postulados de Vladimir Ilich Lenin en “El Estado y la Revolución” donde sostiene el papel predominante que debe ejercer el Partido en la dirección del proceso revolucionario y en el posterior asentamiento “transitorio” del poder del Estado socialista. De modo que para llegar a esa sociedad sin clases tan “bella” es preciso pasar por un proceso, generalmente cruento, de revolución y, ¿todo para qué? Para que el Partido tome el poder y convierta el antiguo Estado burgués en una dictadura socialista en la que ya no existan distintos patrones en libre concurrencia en el mercado sino un único patrón que, además, contará con el poder coercitivo de un Estado sin las garantías jurídicas propias del Estado liberal. En definitiva, acaba con muchos pequeños “monstruos” (los patrones capitalistas) para crear un gran monstruo estatal, también capitalista, y en el que los oprimidos proletarios pasen a ser todos los antaño ciudadanos. Lógicamente, ni para Karl Marx ni para Lenin el Estado socialista supone ningún problema porque ellos eran precisamente los que esperaban liderar ese Estado (Lenin lo consiguió). Pero no deja de ser evidente que la propuesta marxista de un Estado totalitario socialista no deja de ser descabellada. Para ellos, todo eso se legitima por la necesidad de un liderazgo intelectual que conduzca adecuadamente a la clase obrera porque, ya se sabe, la arrogancia de estos “sabios” se atribuye la paternalista facultad de decirle a los demás lo que tienen y no tienen que hacer. ¿Cómo puede una persona razonable pensar que darle un poder absoluto a alguien es una buena solución para cualquier problema? Pues ésa es la propuesta marxista y la de todos los partidos comunistas desde entonces.

Esto, lógicamente, también llamó poderosamente la atención de pensadores libertarios como Mijail Bakunin o Benjamin Tucker. El primero, cuando fue expulsado de la Primera Internacional por Karl Marx, le acusó, con razón, de querer erigirse en un dictador mundial. El segundo, en un excelente artículo “Socialismo de Estado y anarquismo: en qué se parecen y en qué difieren” expone claramente las perversiones del modelo marxista. Con esto quiero poner de relieve que incluso desde la izquierda obrera y revolucionaria ha habido quienes han tenido muy claro desde el principio que la solución a la opresión que es, esencialmente, el Estado, no puede ser un Estado absoluto como el de los marxistas. Todas estas perversiones prácticas del socialismo real no eran más que las consecuencias lógicas de una teoría política fea y peligrosa. Porque, sólo un ingenuo angelote barroco pensaría que puede constituirse un poder absoluto sin provocar absolutos abusos de poder.

7 comentarios:

ZIPO dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
ZIPO dijo...

En mi opinión, está claro que el sistema comunista es perfecto sobre la teoría. El fallo está en la manera de aplicarlo, cediéndole todo el poder a una persona. Pero teóricamente la supresión de las clases sociales es perfecta; ¿o es justo que un banquero cobre millones y una persona perteneciente al proletariado, por trabajar más horas, cobre 1000 euros? ¿Es que vale más el trabajo del banquero? NO.
El comunismo siempre ha salido mal porque los gobernantes como Lenin o Fidel Castro, actualmente en Cuba, son los que crean las desigualdades sociales, pero el sistema,no, el sistema es el perfecto.
El gobierno puede controlar e intervenir en la economía del país,es más, DEBE; siempre que este gobierno sea elegido por el pueblo de forma democrática y que el poder emane del pueblo, que es justo lo que ha fallado en los anteriores gobiernos comunistas. Así pues, el comunismo es realmente el sistema perfecto, el problema es que siempre que se ha aplicado se ha hecho mal, lo que NO significa que tenga que repetirse la misma historia si volvemos a un gobierno comunista.

Rafa dijo...

Es más: el artículo adolece, por decirlo "fisnamente", de rigor, y por todas partes.
Comete errores básicos, de concepto e incluso obvia cosas del comunismo, precisamente lo que critica, que no son obviables cuando se le juzga.
Y conste que lo digo relajadamente, sin ánimo de ofender, aunque sí de hace notar cosas que chirrían demasiado como para no señalarlas.
Y es que está claro que todavía hay quien no es capaz de leer mapas en 3D, porque ni por asomo se le ocurre doblar el papel para tener más perspectivas.
1)En la primera parte del texto se hace una descarada apuesta por la desigualdad de oportunidades y derechos, de obligaciones y responsabilidades; y si no, es eso justo lo que parece.
2)Con la frase "cómo podemos pretender que, aún haciendo tabla rasa, no reaparezcan las diferencias económicas por los diferentes temperamentos" ya es que me meo de risa.
Siento decirlo: es que es tan pueril que no puedo reprimirme el decirlo.
-¿Cómo se puede hablar de arruinarse si ya no existe el dinero…? Eso para empezar.
-En una sociedad sin dinero, donde funcione una especie de trueque bien pensado y regulado, no se pueden acumular bienes y servicios, no se pueden amasar fortunas.
-Si ni siquiera hay propiedad privada DE LOS MEDIOS DE PRODUCCIÓN (incluidos suelo y maquinaria), ¿cómo vas a apropiarte de parte de lo producido y, por lo tanto, acumular riqueza?
-Si no hay posibilidad de escaparse de trabajar sin comprobación irrefutable de causa REAL de fuerza mayor como enfermedad o, por ejemplo, un entierro o algo parecido, ¿cómo va a haber escapismo laboral?
-Si no hay posibilidad de mandar más que otro, ¿cómo va a haber abuso de poder una vez llegada a esa utópica sociedad horizontal que es el fin común de comunismo y anarquismo?
-Si no existe el dinero, como medio de acumulación (no de intercambio), que es, ¿cómo vas a acumularlo o perderlo, para así poder enriquecerte o arruinarte?
3)¿Alguien es capaz de comparar una revolución iniciada sin conflictos externos con la Revolución de Octubre, que ocurrió en un país en plena guerra mundial (Rusia, 1917)…?
¿Alguien es capaz de comparar una revolución sin injerencias externas con una revolución contra la que se volvieron TODAS las potencias europeas, tanto imperios centrales como aliados, a pesar de que seguía su enfrentamiento en la guerra mundial (la "Guerra Civil Rusa")…?
¿Alguien es capaz, DESPUÉS DE HABER LEÍDO EL MANIFIESTO COMUNISTA de comparar un Estado Obrero, o sea, con un control democrático real, donde el pueblo haga y deshaga en todo momento, con las dictaduras estalinistas y similares, como la bufónica dictadura (yo, mejor, la llamaría monarquía absolutista) hereditaria de Corea del Norte…?
¿Alguien es capaz de decir que en un partido realmente comunista, o sea, donde manden los afiliados, y no un comité central que sea omnipotente y haga y deshaga todo a su antojo, no sería fiel y legítimo timón de la revolución…?
¿ALGUIEN ES CAPAZ DE DECIRME QUÉ REVOLUCIÓN HA HABIDO QUE HAYA CONSEGUIDO MEJORAR LA SOCIEDAD DE FORMA NOTORIA Y DURADERA Y HAYA SIDO PACÍFICA…?
Por desgracia, NINGUNA.
Qué maldito vicio con intentar desprestigiar, porque deslegitimar no lo consiguen, a las revoluciones, por el hecho de ser procesos violentos…
Y es que lleva toda la razón una frase, o mejor dicho cita, que viene a decir que no es que ser comunista sea abogar inevitablemente por la violencia, sino que se desea poder hacerlo por las buenas, pero como siempre se le opone resistencia violenta y armada, no queda otra que ir a la revolución violenta.
Lo digo por la frasecita: "de modo que para llegar a esa sociedad sin clases tan "bella" es preciso pasar por un proceso, generalmente cruento, de revolución y, ¿todo para qué?"

Rafa dijo...

Y eso por no señalar, obviamente, que no hay nada más repugnante que el típico y cobardísimo "que me quede como estoy", que siempre desemboca en hecatombe, como la pasividad ante el nazismo desde 1919 o la pasividad contra el fascismo de Mussolini y sus criminales escuadras antes de que les saliera bien la bufonada de la "Marcha sobre Roma" en 1922.
4)Otra cosa es el monstruo de tipo estalinista "y compañía".
Si un sistema procede mediante el poder de las masas y su beneficio colectivo, ¿cómo va a ser una burocracia aún más opresora, si cabe, que el anterior Estado…?
La burocracia "soviética", opresora y criminal de millones de personas inocentes (no de "inocentes personas", sino de "personas inocentes"), ¿puede calificarse de Estado Obrero, de poder del pueblo, de democracia popular…?
Por poner otro detalle, ¿una "democracia popular" donde el voto urbano vale cinco veces lo que el voto rural, y que invade países con otras supuestas "democracias populares" para someterlas violentamente? Por favor… Más inteligencia.
Por favor, dejemos ya descansar en la tumba la bufonada de identificar el comunismo con las dictaduras burocráticas habidas y existentes como la URSS post-Lenin, Corea del Norte o Camboya con los "jemeres rojos", que de rojos tenían lo que yo de japonés.
5)¿Tan difícil es la sociedad paleolítica, donde todos hacían su trabajo y todos recibían lo que necesitaban…?
No hablo de volver a ese nivel tecnológico, ni cultural (curiosamente, en temas de naturaleza, era mucho mayor que la actualmente "dominada" por un subdito medio, que no ciudadano, porque no existen los ciudadanos), ni siquiera ese sistema económico, sino esa "sociedad simbiótica", podríamos llamarla, donde se reparten las tareas y los beneficios materiales e inmateriales.
A nivel español, tenemos un PIB por habitante de unos 3.750.000 PTAS anuales; a nivel europeo, algo menos, alrededor de 3.000.000 PTAS anuales; y a nivel mundial, alrededor de 1.500.000 PTAS anuales. Con esos niveles, hay producto mundial de bienes y servicios para una vida de semilujo para todos. Más aún, una vez eliminados los precios abusivos, la especulación y el abuso monetario de bancos y compañía.
¿Qué impide repartir lo mas equitativamente posible ese producto mundial, su carga de trabajo, etcétera?
La respuesta está clarísima, a la vista de quien no quiera cerrar los ojos: sólo el crimen que supone el sisema capitalista, que no es otro que la megalomanía elitista.
Si nos fijamos en los seres pluricelulares, a nivel de tejidos y órganos es una clara jerarquía, aunque si nos fijamos mejor es en realidad una jerarquía recíproca; y a nivel de células es una sociedad horizontal: cada una hace sus trabajos, cada una recibe oxígeno, agua, alimento y las señales bioquímicas que necesita para ser regulada según la necesidad colectiva, y a cada una se le retira el dióxido de carbono y los desechos y venenos.
ESO ES EL FIN DEL COMUNISMO.
¿Tan difícil es comprenderlo?
Un saludo.

Juanmanuel Céspedes dijo...

No podría estar más de acuerdo con vos,en resumen todos obtienen beneficios sin enriquesimiento elevado y lo sustentae como lo es la Educación y derechos del laburante y trabajador.
Dando beneficios y sacando los principales fuentes de estancamiento monetario y económico.
Haciendo así todo más equitativo.
Y lo explicaste bastante bien con el ejemplo de seres como las células.

Juanmanuel Céspedes dijo...

No podría estar más de acuerdo con vos,en resumen todos obtienen beneficios sin enriquesimiento elevado y lo sustentae como lo es la Educación y derechos del laburante y trabajador.
Dando beneficios y sacando los principales fuentes de estancamiento monetario y económico.
Haciendo así todo más equitativo.
Y lo explicaste bastante bien con el ejemplo de seres como las células.

Rafa dijo...

Aaaaahí le diste, Juan Manuel, ahí le diste: eliminando la tranca "dinero" (que por cierto, "curiosamente" hizo el poder siempre en todas partes de nuestro planeta donde apareció), nos liberamos de todas las principales trabas sociales y económicas. ;-) ;-)

P. D.: Ya ni me acordaba del tiempo que hacía de la conversación, madre mía, pero cómo vuela el tiempo. O.o :-D