martes, 24 de mayo de 2011

Tabúes

El siglo XVIII está ahí. La ilustración ha pasado y ha pasado la revolución francesa, Nietzsche...… Y, sin embargo, ahí siguen los tabúes, en forma de Ídolos que el autor alemán consideraba en su crepúsculo. La realidad desmiente constantemente que haya un progreso o una evolución intelectual de la humanidad. El ser humano del siglo XXI puede seguir contemplando como el pensamiento mágico a través de la religión sigue influyendo nuestras vidas y limitando nuestra libertad de formas distintas en distintas partes del mundo según el nivel de religiosidad.

Sin ánimo de ser muy pesimista, un episodio que me ha llamado la atención ha tenido lugar en Madrid, donde una manifestación atea no fue autorizada en Semana Santa, con el refrendo de los tribunales, porque se entendía, entre otras cosas, que entraba en conflicto con el derecho de libertad religiosa y que podía generar alteración del orden público. Entre otras motivos, se alega que el recorrido contaba con numerosas iglesias católicas y nombres de calles de simbología católica (como si eso fuera novedad en España). Lejos de la broma que pueda parecer esto, lo cierto es que ha quedado en evidencia que la libertad y la democracia siguen siendo una quimera allí donde éstas topen con los tabúes populares y uno de esos tabúes lo sigue siendo dios, la iglesia católica y los rituales católicos. Del mismo modo que hay un escándalo y se tienen que retirar obras de arte cuando “ofenden la conciencia cristiana”. Tampoco un grupo de personas pueden ejercer su derecho constitucional de reunión y manifestación porque colisiona con el derecho a la libertad religiosa de los católicos (como si los ateos no tuvieran derecho a la libertad religiosa y una manifestación atea no debiera estar amparada, entre otros, por ese derecho).

Lo más “gracioso” de todo esto es que la "“liberal"” visión occidental nos llevaría a la paradoja de que un hecho similar en Turquía habría despertado las críticas feroces de los “adalides” de la libertad, que considerarían a los musulmanes que preservan sus tradiciones aplastando la libertad unos “salvajes” que ignoran los arcanos de la democracia y las libertades. Pero ya se sabe: “"el cristianismo y el islam no tienen nada que ver". La única gran diferencia es que esos “adalides” de la libertad, que tanto gustan de prohibir actos ateos en sus países occidentales y autorizar actos cristianos en terceros países, no ven la Semana Santa con la suficiente distancia y les puede el peso de las propias tradiciones. Al final, son incapaces de escapar de sus propios tabúes y es eso lo que les atrapa en estas contradicciones. Con suerte, el Tribunal Constitucional acabará manifestándose sobre este tema y, aunque tarde, podremos tener manifestación atea en Madrid un jueves o viernes santo. Si no, es que vivimos la ilusión de una democracia de prestado, muy liberal salvo cuando se toquen algunos resortes. A España no la reconocerá ni la madre que la parió, pero le sigue dando un aire.


El País. 20 de abril 2011

5 comentarios:

Miguel dijo...

Bueno, no sé de que te quejas. O te falta información, o te estás pasando. Los nombres de las 'procesiones' eran nombres ofensivos para nuestra religión. Por ejemplo, y no me gustan reproducirlos, eran nombres como 'la Virgen del Santo C*ñ*'. Eso es una falta de respeto a los ciudadanos católicos. Y al igual que existe el derecho a la libertad de expresión, también existe el derecho a respetar lo ajeno.

Si algo me ha enseñado Star Wars, es que el jedi no ataca, se defiende. Si ellos para reivindicarse tienen que ofender a otros, a las pruebas me remito, me parece que no defienden nada serio cuando su único objetivo es humillar al contrario. Si ser liberal implica que hay que defender el que un colectivo tenga el derecho a ofender a otro que no había hecho nada, prefiero no serlo. Pero estoy seguro que ese no es el verdadero liberalismo. He dicho.

P.D: me sorprende que lo pongas en 'derechos y libertades fundamentales'.
P.D 2: visita http://www.upyd.es/

Jose Soldado Serrano dijo...

Ignoro esos nombres que pueden considerarse como ofensivos, pero estamos en lo mismo. Un señor hace unas caricaturas ofensivas de Mahoma y la gente critica el islam porque ese señor está amenazado de muerte y escondido. Salvando las distancias, una prohibición como la española no es más que la manifestación del mismo fenómeno. No existe y no debería existir ningún delito de injurias contra ninguna religión y, muchos menos, que éste opere por encima del libre derecho de reunión y manifestación, y de la libertad religiosa. Si en eso es en lo que se ha fundado la prohibición, en que era ofensiva, no veo ninguna diferencia con lo que hacen muchos países y autoridades islámicos para proteger su religión de "ofensas". Repito que no se trata más que de tabúes.

Un saludo.

Miguel dijo...

¿Y por qué cuando Jiménez Losantos injuria contra Gallardón, o cualquier otro, tiene que pagar una importante cantidad económica? No le importa, le da audiencia. Son unos pobres sin voz que lo único que querían era injuriar contra la religión católica y sí, salir en las noticias. Además, me parece que en las 11 razones que dio el tribunal queda muy clarito el por qué de la prohibición:

- El lugar de la procesión "curiosamente" presenta nombres relacionados con la simbología católica.

- El día elegido: Jueves Santo.

- La hora coincide con las procesiones católicas.

- La denominación de los pasos de la marcha.

- Discurre por una zona con múltiples parroquias.

- La convocatoria, carteles y declaraciones de los organizadores.

- Coincide con procesiones católicas de recorridos "conocidos desde hace años".

- Presencia de grupos antagónicos y radicales.

- Gran afluencia de público y necesidad de proteger la imagen turística de Madrid.

- Enclave de alto valor histórico-artístico.

- Policía, Ayuntamiento, Abogacía del Estado y Delegación coinciden en que no debe llevarse a cabo.

Además, es como si un grupo de manifestantes se pusieran en tu casa a llamarte de todo menos algo bueno. ¿Tú que harías? Evidentemente, estarías en descuerdo. Es un derecho el ser respetado por los demás, y si ignoras el nombre de los 'pasos', ignoras lo importante del asunto, por eso te dije que te falta información. Ante todo, el respeto y el saber estar, eso está por encima de cualquier derecho 'menor' como el derecho a reunión que tú nombras. Y yo te digo: que se reúnan, pero que lo hagan en privado. Ahí queda.

P.D.:visita http://www.upyd.es/

Jose Soldado Serrano dijo...

En primer lugar, a eso me refería, a que no existe un delito de injurias contra una religión (ni debería existir), sólo contra personas. Por eso FJL tuvo que pagar una multa porque fue condenado por un delito de injurias.

Los argumentos de que pretendían contraprogramar a los católicos me parecen graciosos cuando los católicos y los cristianos en general llevan contraprogramando a los ateos, los paganos, agnósticos, etc desde que Teodosio I (me ahorraré lo de El Grande) impuso el cristianismo como religión oficial del Imperio. Lo que pasa es que ya llevan tanto tiempo contraprogramando que parece que estaban ellos allí primero. Claro que España está llena de parroquias y demás lugares de simbología católica. Si eso va a justificar que se prohiba una manifestación atea, apaga y vámonos.
Es cierto que yo soy partidario del respeto por encima de todo, pero eso no justifica que se prohiba la manifestación, además de que los manifestantes cambiaron el itinerario y se desmarcaron de un grupo más radical. Pero volvemos a lo mismo, parece que va a haber que pedir perdón por criticar el catolicismo.

Y lo de proteger la imagen turística ya me parece recochineo. Vamos a prohibirle a Bildu presentarse a las elecciones entonces porque estropea la imagen turística del País Vasco. Los derechos y libertades fundamentales están por encima de todo. Es que a veces la Delegación del Gobierno de Madrid desbarra y, lo que es peor, los tribunales la respaldan. Porque España es así, en el fondo sigue maniatada por los mismos tabúes de siempre. En Francia habría sido otra cosa...

Miguel dijo...

Bueno, si es crítica constructiva no, si es crítica de 'la Virgen del Santo C*ñ*', ya la cosa cambia. Rectificar es de sabios. Argumentado está.

P.D: visita http://www.upyd.es/