viernes, 5 de febrero de 2010

Dos interesantes artículos de opinión

El pasado 2 de febrero, David Gistau publicaba "El hijoputa y el nasty-party" a cuenta del eposidio de las declaraciones de Esperanza Aguirre sobre un ex-consejero gallardonista de Caja Madrid. Es una interesante crítica sobre lo que esas declaraciones cazadas por un micrófono indiscreto ponen de manifiesto sobre la político madrileña y presidenta de la Comunidad.

Por otro lado, también el mismo día y a cuenta de las chabacanas palabras de la jueza que juzgaba a Arnaldo Otegui, Fernando Savater publicó un interesante artículo en El País ("Urbanidad... y algo más") en el que conviene, entre otras cosas, que la jueza no sólo debe ser imparcial sino parecerlo. A mí también me escandalizaron las palabras de su señoría, que no me recuerdan la judicatura imparcial y democrática que se exige especialmente en delitos como los relacionados con el terrorismo. ¿Qué sentido tiene que se haga justicia si al final parece que ha triunfado el resentimiento y la venganza? Otegui no es ni será nunca un preso político, pero los jueces tienen que poner de su parte para que tampoco lo parezca ya que, de otro modo, nuestro prestigio en instituciones de defensa de los derechos humanos como el Consejo de Europa quedará en entredicho.

3 comentarios:

Rafalillo dijo...

Una preguntilla, es que no he seguido mucho el tema: a Esperanza Aguirre no le han multado dentro del partido por esa declaración? No sé si me equivoco, pero creo que hace poco sí 'castigaron' a alguien del PP bastante menos conocido por otro escándalo, ahora mismo no recuerdo cual; porque ella sea de los 'gordos' del partido no creo que deba salir impune por esto, no?

Esto me recuerda a la crítica que hice hace unos días en mi blog del codazo de Cristiano Ronaldo. No se trata igual a los poderosos y a los pequeños...

Ya tienes un comentario de los de verdad ;)

Pepe dijo...

No. A Aguirre no la han multado por eso. Fue a Manuel Cobo, el vicealcalde de Madrid, el que ha sido suspendido un año de militancia en el PP aunque no le va a afectar mucho porque su cargo no es del partido sino institucional. A Esperanza nadie la va a sancionar por esto. Son 'cosas de la vida' en palabras del propio Rajoy. Además, ella es la que manda en el PP de Madrid y lo ha dejado bien claro en todos los episodios más sórdidos de esta Comunidad: el espionaje a Manuel Cobo y Caja Madrid principalmente.

Un saludo y gracias por el comentario.

´´Saray´´ dijo...

Espe demostrando una vez más que la clase no se compra con dinero... menuda ordinaria :S y además déspota al hablar de compañeros suyos en política.