sábado, 13 de febrero de 2010

La gota fría

La gota fría es un fenómeno meteorológico que se produce en la zona occidental del Mediterráneo. Está muy relacionada con la diatermancia, fenómeno que se produce porque en la costa el agua del mar está mucho más caliente que la masa terrestre que tiene al lado. Esto produce que el agua del mar se evapore más rápidamente, generando intensas lluvias.

Esto que acabamos de explicar produce una zona de borrasca, es decir, de baja presión, que genera un área de gran inestabilidad meteorológica. Obviamente, la gota fría será más intensa conforme más agua se evapore, porque así hay más masa de vapor de agua que posteriormente se convertirá en nubes que a su vez precipitarán provocando esas intensas lluvias de las que hablábamos. Este fenómeno meteorológico se puede producir en cualquier latitud media, pero sobre todo, en los entornos mediterráneos.

Más concretamente la gota fría se produce porque el mar y sus alrededores se calientan a temperaturas de 30ºC y por encima. Ocurre que en otoño, que es cuando se produce este fenómeno, llegan balsas de aire frío a la costa. Siendo más ligero, el aire caliente se coloca encima de la masa de aire frío provocando una gigantesca borrasca en la que, a veces, hasta se puede distinguir un ojo en su centro. Este fenómeno es peligroso en las zonas donde se produce.

En España, la gota fría se produce principalmente en la zona del levante, aunque haya a veces alguna gota fría en la cornisa cantábrica. En el Levante es en la época de otoño, cuando se produce la gota fría, en la cual se registran las mayores precipitaciones de todo el año. Estas precipitaciones en la costa del Levante provocan muchos daños: víctimas mortales, inundaciones, desbordamientos de ríos, etc. También este fenómeno produce viento. La velocidad del viento cuando hay gota fría puede llegar y superar los 140km/h.