lunes, 22 de febrero de 2010

El valor y el precio

Acerca de un interesante debate originado en www.eclosionliberal.es, ha surgido el tema de la diferencia entre valor y precio en alusión al salario. Me dispongo a publicar uno de mis comentarios sobre este asunto:

Anónimo, creo que partes de dos errores básicos desde un punto de vista de la ciencia económica.

El primero: la distinción entre valor y precio.
Esta distinción es válida. Es verdad, como tú dices, que las cosas tienen un valor que puede ser distinto de su precio. Tú afirmas, por ejemplo, que los salarios (el precio del factor trabajo) son inferiores al valor del trabajo.
Sin embargo, esto es irrelevante desde un punto de vista económico. El valor (los escolásticos se esforzaban en ver cuál sería el valor de las cosas) es puramente subjetivo. Una sociedad no puede trabajar sobre esa base ni una economía puede funcionar así. Para ti o para mí un objeto familiar de toda la vida puede tener un valor sentimental enorme. Podemos tener una renuencia grande a vender una casa o una empresa familiar por el "cariño" que le tenemos a todo lo que ello significa. Sin embargo, el precio (o el salario) es intersubjetivo. Es una forma de fijación del valor a través del acuerdo entre dos partes independientes con intereses complementarios. Así, las partes, en el curso de una operación, determinan cuál es el precio de un determinado bien o servicio.

Es verdad que muchas veces el valor que entienden las partes que tiene un bien se traduce en el precio final simplemente porque en el curso de la negociación una parte menos favorable al intercambio sólo accede a él si se le paga más. Volviendo al ejemplo anterior, una persona no venderá un bien con un alto valor sentimental salvo que le paguen más o salvo que tenga necesidad de liquidez. Que tenga necesidad de liquidez no invalida la operación, como tú sostienes con el salario. Todos tenemos necesidades y partimos de eso, lo demás es voluntarismo puro. Una persona que necesite dinero estará dispuesto a trabajar más o, si no encuentra trabajo, a trabajar por menos salario. Lo que tú defiendes es que hay trabajadores que cobran por debajo del valor de su trabajo, pero es que no hay otra forma de determinar eso sino a través de los acuerdos entre las partes. Si no, ¿quién decide cuál es el valor de la tarea desempeñada por cada puesto de trabajo que hay en el mundo? ¿Tú, una comisión de "expertos", el Estado...? Al final, habrá que dejar a las partes que decidan por qué precio están dispuestos a trabajar y por cuál no.

Es verdad que el Estado interviene (Salario Mínimo Interprofesional), pero eso no ayuda sino a crear más paro, a frenar la contratación y, eso sí, a que los que trabajan, aunque sean menos, cobren más. Pero al final, el equilibrio tiene que darse o por un ajuste en salario o por un ajuste en número de trabajadores. Lo que no pueden hacer las empresas es contratar infinitamente porque tienen recursos escasos como todos...