viernes, 5 de febrero de 2010

Pepiño Blanco, una grata sorpresa

El señor Blanco, del que muchos se mofaban en sus inicios como secretario de organización del PSOE, se está demostrando como un Ministro de Fomento eficaz y valiente. Si bien no era muy difícil superar la nefasta gestión e imagen de su antecesora, Magdalena Álvarez, cada vez parece que se siente más cómodo en el cargo y está tomando importantes decisiones, que salvan mínimamente la gestión de este gobierno.

Primero puso en marcha muchas obras que estaban paralizadas, ofreciendo plazos de construcción razonables y reales. Ha aumentado considerablemente la ratio de ejecución de los proyectos presupuestados (cuestión vergonzante la de que en el pasado se consignaran inversiones que por torpeza política no se llegaban a ejecutar).

Ahora mismo está valorando cómo reducir los gastos de su ministerio sin que ello supongo renunciar a inversiones prioritarias para el país, en un complciado ejercicio de malabarismo técnico y político.

Lo último, esta misma semana, en la que ha sido capaz de coger el toro por los cuernos y solucionar el asunto de la navegación aeroportuaria y los controladores aéreos, poniendo coto a su abusiva posición y su chantajista actitud.

Así que, rectificar es de sabios y es justo reconocer la labor positiva de este señor. Esperemos que siga por este camino.

2 comentarios:

Miguel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pepe dijo...

Bienvenido, Gonzalo.
Me alegra ver tu primera entrada en el blog. ¡Espero que publiques más a menudo!

Sobre José Blanco, es verdad que está demostrando una talla política que no pudimos ver mientras era secretario de organización del PSOE, pero yo tengo mis incógnitas últimamente sobre lo que va a pasar con ese ministerio y, especialmente, las obras habida cuenta del plan de austeridad que ha presentado el gobierno.
Por otro lado, no sé muy bien en qué quedará lo de los controladores, pero había medios de comunicación que daban el tema por zanjado y yo creo que es sólo el comienzo. Ahora nos espera como mínimo una huelga de celo en fechas clave como Semana Santa. Ya veremos si el ministro les aguanta el pulso. Pero, en cualquier caso, ojalá todos los ministros demostraran idénticas ganas de trabajar e igual competencia como lo está haciendo Blanco porque los demás... Salvo Chacón, Rubalcaba, Gabilondo y Jiménez, el resto, que no son pocos, sólo demuestran que son prescindibles.

Por último, ya sabes que yo le rindo especial tributo a Magdalena Álvarez por haber terminado las obras del AVE a Málaga aunque admito que, en todo lo demás, dejó mucho que desear.

Un saludo.