martes, 4 de mayo de 2010

La farsa de la democracia popular cubana

Los regímenos opresivos llevan a estas situaciones grotescas. Mientras la isla de Cuba celebra elecciones locales, las damas de Blanco son acosadas por la policía y los alborotadores del régimen que lograron, una vez más, impedir el ejercicio de la libertad de expresión, reunión y manifestación. Y es que la retórica de las urnas que emplean las dictaduras ya la conocemos después de los célebres comicios de lista única de Benito Mussolini, los fantásticos referendos del "Franco Sí" o las elecciones filtradas que los soviets hacían en la URSS de entre los candidatos presentados por el PCUS. Como si hubiéramos nacido ayer, como si una democracia fuera tan sólo unas cuantas urnas y gente votando, como si fuéramos a creernos esa farsa y a dejar tranquilo a ese gobierno deslegitimado por su propia violencia política. ¡Basta ya de imposturas!

______
El País. 25 de abril de 2010.