martes, 25 de mayo de 2010

Zapatero: de electoralista a estadista en un fin de semana


Resulta cuanto menos curioso escuchar al presidente del gobierno de España estos días, especialmente cuando nos tenía acostumbrados a un discurso demagogo que, ante todo, obviaba las nefastas consecuencias económicas de sus decisiones. En apenas un fin de semana (aquel famoso de las reuniones “tensas” del ECOFIN del 9 de mayo), Zapatero ha pasado a ser un estadista que piensa en las generaciones venideras y en la razón de Estado para adoptar estas medidas tan drásticas que, por otro lado, no tendría que haber tomado si él mismo no hubiera disparado el déficit con su Keynesianismo del PLAN E, PLAN 2000E, PLAN Moto E, etc. Es una pena que sean las circunstancias y no su verdadero sentido de la responsabilidad lo que le haga actuar de forma sensata, es decir, lo que le lleve a no comprometer irresponsablemente la estabilidad financiera del mundo entero. Por ahora da muestras de todo menos de arrepentimiento... Quien sabe, si el euro sale de ésta, puede que veamos de nuevo volver al viejo Zapatero que tanto le gusta a Joan Herrera: el del gasto público desenfrenado y el “bienestar” social. ¡Dadle tiempo a las circunstancias!