miércoles, 8 de junio de 2011

El chocolate del loro

UPyD ha decidido renunciar a los coches oficiales que le corresponden y con ello ha abierto el camino a un debate sobre lo que ya se vino conociendo con el nombre de chocolate del loro: gastos de distinta naturaleza asociados al ejercicio de la actividad política y sufragados generosa e incontroladamente por el contribuyente.

Gracias a esta iniciativa de UPyD que hay que reconocer como meritoria (a pesar de todo lo que sigo manteniendo sobre ese partido), y como parte de ese debate, El País ha publicado parte de ese chocolate del loro del Ayuntamiento de Madrid. Y es que resulta que el loro se traga al año casi 4 millones de euros en toneladas de chocolate que van desde 3,3 millones de euros en sueldos de asesores para 2011 (!!!) a más de 0,5 millones en gastos de oficina, limpieza y mantenimiento de los grupos pasando por 350.000 euros sólo en el renting de 57 (!!!) coches oficiales. Con estos datos encima de la mesa, resulta escandaloso el número total de asesores: 119 y el tremendo gasto en sueldos que eso implica. Sobra decir que la mayoría de los asesores son designados por los partidos directamente lo que debe de llevar necesariamente al que-hay-de-lo-mío, al más vergonzoso reparto de dádivas de los políticos a sus amigos y familiares, un tema sobre el que la prensa española, si estuviera a la altura, investigaría más.

Al lado de esto, la cifra de los coches resulta incluso barata. Aunque hay que recordar que no se incluye en ese dato el sueldo de los chóferes que, sin duda, alcanzará otras pocas toneladas de chocolate del loro. Todo eso por no mencionar la planta semivacía de un edificio que le reservan a los ediles del PP que ya tienen su despacho en las sedes de las Juntas (todo un gesto de ahorro). Pero lo más llamativo de todo esto no es que se estén dejando ese dinero, sino todas las circunstancias alrededor. El hecho de que lo estén haciendo en el ayuntamiento más endeudado de España, y en plena ebullición de la rabia contra la clase política por estos y otros abusos, pone en evidencia lo poco que les importa administrar eficientemente el dinero de los ciudadanos y lo dados que son a los lujos cuando muchos españoles no pueden llegar a final de mes. Pone en evidencia un nivel de insensibilidad y de desconexión con la realidad que justifica en mayor medida las acampadas que tienen lugar en toda España. Y de esto se tiene que tratar, ha llegado el momento de que los políticos sientan la presión, que sepan que ya no se trata del chocolate del loro, se trata de tener decencia, de administrar con eficiencia los recursos públicos y, ante todo, de no despilfarrar. ¿Qué es eso de tener oficinas vacías, 57 coches oficiales y 119 asesores? Ya ha llegado la hora de que sepan que esto se tiene que acabar.

#spanishrevolution

El País. 1 de junio 2011.