miércoles, 3 de marzo de 2010

La construcción de una dictadura: Venezuela (IV)

La última novedad alarmante proveniente de Venezuela se dio el pasado día 25 de febrero en el que supimos que Venezuela abandonaba la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Esta comisión es un organismo internacional de carácter regional dedicada a la protección de los derechos humanos en el continente americano y que permite, entre otras cosas, que aquellos ciudadanos que consideren que han sufrido una vulneración de sus derechos humanos puedan demandar al Estado miembro que los haya vulnerado. Este organismo, el equivalente al Consejo de Europa, del que depende el famoso Tribunal Europeo de Derechos Humanos, es el mecanismo más eficaz de protección que el derecho internacional de los Derechos Humanos pone al servicio de los ciudadanos americanos (de los países de la OEA). La noticia de que Hugo Chávez quiera abandonar la Corte Interamericana de Derechos Humanos pone de manifiesto la voluntad deliberada del gobierno de Venezuela de vulnerar los Derechos Humanos sin control ni responsabilidad, sin responder ante nadie y ante nada. Una vez que el Estado democrático de derecho está quedando en nada, su último obstáculo, la Corte Interamericana de Derechos Humanos, ya no será nunca más un impedimento para los abusos de ese nuevo caudillo y tirano que es Hugo Chávez.

3 comentarios:

Rafalillo dijo...

Mmmm, publicando entradas mientras estás en clase... Esto me huele a chamusquina :P

Bueno, ahora Chávez puede, con más razón, hacer lo que le dé la gana sin que nadie le pueda denunciar... Eso también huele a chamusquina, pero de verdad.

Un saludo ;)

Israelem dijo...

Ya estaba saltándose los derechos humanos, ahora ya no tendrá ningún freno.

Venezuela va camino de ser peor que Cuba que ya es decir.

Un saludo.

Pepe dijo...

Rafa, es que, como bien sabes, le he dejado a mi editor el encargo de que me publique la entrada a esa hora. Si quieres te doy su teléfono. Se llama blogger.

Sobre Venezuela, lo peor de todo es que nosotros nos pensamos que las dictaduras que hay son las que ha habido siempre y que es algo estático, que algunas desaparecerán, pero no se crearán nuevas porque la gente ya no tolera tal abuso de poder y, sin embargo, los hechos desmienten esto. Es posible, incluso en la actualidad, crear dictaduras y lo hacen, esto es lo más terrorífico, con los mismos instrumentos con que se ha hecho antes. Y parece inevitable. En Hugo Chávez contemplamos muchos paralelismos con Hitler en la toma del poder: dio un golpe de Estado, fracasó, incluso creo que también lo juzgaron por ello, como a Hitler, y llegó finalmente al poder por las urnas. Después, ha sido más lento en la destrucción del Estado democrático de derecho en Venezuela, pero lo está consiguiendo. Y, a nivel ideológico, copia literalmente todas las técnicas de los dictadores marxistas y les añade el adjetivo bolivariano: habla de revolucionarios y contrarrevolucionarios; habla del pueblo y se arroga conocer su voluntad y defender todos sus intereses, y, por supuesto, tiene demonizado al mercado y la propiedad privada aunque utiliza el capitalismo de Estado para todos los fines que le interesan. Por último, siempre tiene la culpa de todo la conspiración yanqui (a Franco, por ejemplo, le gustaba mucho la conspiración judeo-masónica).

Al final, todo encaja y lo que aún tiene la apariencia de un régimen de soberanía popular no es más que una dictadura de la peor clase: aquélla en la que el poder aparece supuestamente legitimado por el falso refrendo de las urnas.

Un saludo y ¡Viva la Libertad!